Testimonios

Lo que mis clientes dicen de mí

Estos son algunos de los testimonios que han dejado antiguos clientes a los que he ayudado

Te debo un enorme “¡Gracias!”

Después de haber estado conmigo me avisaste que mi cuerpo te estaba diciendo que tenía un problema, y me mostrase exactamente dónde, diciéndome “está sobre esta zona pero obviamente no puedo decirte lo que es” … unos meses más tarde y tras realizarme un escáner me dijeron que me habían encontrado un cáncer, me dibujaron un diagrama para indicarme la posición del cáncer, y estaba exactamente dónde me indicaste que había algo malo … la operación fue todo un éxito … jovencita, ¡¡¡me has salvado la vida!!!!

Nuevamente, ¡muchísimas gracias!

Pauline B.Colchester, UK

La primera vez que me crucé con Flavia, ella había escrito una pequeña reseña en mi periódico local sobre su capacidad para curar las alergias e intolerancias alimentarias, esto me llamó la atención pues en ese momento yo tenía dos pequeños bebés, Elliot de dos años, y Jack de uno.

A Jack le habían diagnosticado una intolerancia al gluten y los lácteos, normalmente estaba durante horas llorando por las noches y no era un bebé feliz. Tuvimos que darle una dieta totalmente libre de trigo y lácteos para ayudarle. Llamé a Flavia y desde un principio a través del teléfono se mostró tan positiva y segura de que podía ayudarme que le pedí una cita sin más, sin saber quién era o conocer mucho lo que es la Kinesiología.

Fuimos todos a su consulta con la mente totalmente abierta, sabiendo que cualquier cosa que pudiera ayudar a Jack sería fantástico. Flavia testó los músculos de Jack para diferentes alimentos y poco a poco empezó a poder comer trigo y lácteos, y tan sólo unas pocas semana pudo comer todo lo que quisiera!!! Fue genial!! Desde entonces salir fuera ha sido mucho más fácil. Toda mi familia por diferentes motivos ha visitado a Flavia en su consulta, intolerancias alimentarias, estrés, mojar la cama, patrones de sueño, problemas emocionales, piedras en el riñón, candidiasis, ponle el nombre que quieras, Flavia nos ha ayudado a todos.

La Kinesiología es increíble; mis hijos se siguen asombrado de cómo funciona cada vez que van, y siempre que alguien de mi familia o amigos tienen algún problema les recomiendo que vayan a verla.

Estoy muy agradecida por todo lo que Flavia ha hecho a mi familia a lo largo de estos años, tanto que nunca se lo podría agradecer suficientemente.

Geraldine B.Colchester, UK

Al tener intolerancias alimentarias y no alergias para las que necesitas medicinas para su tratamiento, había sido despachada por muchos profesionales de la medicina, y necesitaba ayuda desesperadamente. La única recomendación médica que me habían hecho era que evitara el trigo y todos los productos lácteos, pero no era de gran ayuda. Me encontraba tan desesperada que cuando a través de un amigo, que a su vez tenía un amigo con un problema con los lácteos y ella le había ayudado,si realmente podía ayudarme no lo dudé.

Así que concerté una cita, y me sorprendí, no sólo encontré a una persona que entendía las limitaciones de mi dieta, sino que había pasado por todo ella misma. Pero no únicamente eso, antes de empezar ayudar a la gente se había formado durante largo tiempo. Roma no se construyó en un día y gradualmente durante los siguiente meses pude incluir diferentes alimentos a mi dieta.

Descubrí que alimentos me irritaban más y también aquellos que no lo hacían, aunque yo pensaba que sí. Pero como mi sistema digestivo estaba tan irritado, todo le sentaba mal. Empecé a entender como funcionaba mi cuerpo, de forma en las que otros doctores no te explican o ni siquiera saben. No sólo me afectó a mi, sino a toda mi familia. Invitarnos a cualquier evento era simplemente una pesadilla; las vacaciones tenían que ser sin pensión o se convertían en tediosas discusiones con los camareros o chefs. No únicamente ha mejorado mi dieta sino mi estrés mental.

No puedo agradecerle lo suficiente a Flavia por salvarme y llevarme de una dieta basada exclusivamente en arroz y pescado enlatado en salsa de tomate, a una vida rica en alimentos y comidas. Y no tener que volver a comer lechuga nunca más (¡porque mi cuerpo la odia!). Nunca podré de dejar de agradecerle por ayudarme y entenderme, y también por proporcionarme el conocimiento de cómo funciona el cuerpo. Todos los consultorios médicos deberían tenerla a ella.

Evelyn T.Colchester, UK